Skip to main content

Style Options

Layout Style

Colors schema

Direction

Oficina : +(52)33-4445-4808 info@imeplan.mx

Anamorfosis urbana: Perspectiva Extranjera Sobre el Desarrollo del AMG.

Por: Pascale Laliberté. 

“Dibujo o pintura que está deformada de tal modo que recupera su imagen sin deformaciones al mirarla desde un determinado ángulo o a través de un espejo cilíndrico o cónico.” - Oxford Living Dictorionaries

“Una anamorfosis […] Es un efecto perspectivo utilizado en arte para forzar al observador a un determinado punto de vista preestablecido o privilegiado, desde el que el elemento cobra una forma proporcionada y clara.” - Wikipedia

 

Mi nombre es Pascale Laliberté y soy de la ciudad de Québec en Canadá. En el marco del convenio entre el Imeplan y del Sustainable Communities International Internships Program (SCIIP: https://sustainablecommunitiesiyip.wordpress.com/) apoyado por Asunto Global Canadá del gobierno canadiense, fui pasante como analista asistente de la Unidad de Planeación y Programación. Aquí les presentaré mis impresiones de mi tiempo en Guadalajara, para ojalá invitarles a plantearse nuevas perspectivas o cuestionamientos.

Dentro mi trabajo ayudé a desarrollar el Programa de Desarrollo Metropolitano, el instrumento estratégico que define la visión a largo plazo del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG). De manera más precisa, me fue asignado el desarrollo de una política de vivienda y de suelo para el AMG.

Durante mi tiempo dentro del equipo de Imeplan, llegué a unas conclusiones acerca del tema habitacional y del manejo de suelo que me gustaría compartir. La primera es que por tradición y gustos, la densidad de la ciudad es muy baja, lo que significa que el espacio con calidad urbana se está desaprovechando. Segundo, el suelo en los puntos céntricos de la ciudad es muy caro, lo que genera una escasez de suelo accesible para las familias del AMG cerca de los centros de servicios y fuentes de empleos.

Esto ha generado que los ciudadanos decidan vivir cada vez más lejos de estos puntos, y establecerse en la periferia de la ciudad, donde pueden encontrar oferta habitacional en el margen de sus capacidades adquisitivas. Por lo tanto, la ciudad sigue expandiéndose rápidamente y de manera descontrolada, por lo que pocos habitantes gozan de las ventajas de vivir en centros urbanos consolidados.

Al mismo tiempo, los municipios del Área Metropolitana carecen de mecanismos para recuperar parte de los beneficios generados por el incremento del valor de la tierra (captación de plusvalía). De alguna manera, esta coyuntura es problemática ya que el suelo es un bien comerciable en nuestras sociedades, pero no reacciona como otros bienes. En efecto, el suelo no puede ser creado, es un bien inelástico. No obstante, todos necesitamos un lugar donde vivir y ejercer nuestras actividades cotidianas, entonces el acceso al suelo es un elemento clave para una ciudad justa.

A la vez, el valor del suelo es creado por la sociedad en conjunto y las decisiones hechas y posibilidades concedidas acerca de cómo se puede manejar el suelo por las autoridades gubernamentales. Lo que hace un área atractiva para vivir o hacer negocio es en raras ocasiones el trabajo de unos cuantos terratenientes, pero el conjunto de circunstancias sociales, normativas de planeación urbanas y la existencia de infraestructuras financiadas, por lo general, por el bolsillo público.

No obstante, en el contexto actual, las plusvalías generadas quedan en las manos de unos tantos. En esta perspectiva, y de un punto de vista igualitario, el valor creado por todos debería de ser redistribuidos entre todos mediante mecanismos creados y aplicados por el sector público. De manera bien planificada y aplicada, el manejo del suelo y de plusvalía pueden llegar a ser herramientas poderosas de equidad y redistribución social.

Un ejemplo del local que podría representar una oportunidad para la ciudad, es la relacionada a la construcción de la línea 3 del Sistema de Tren Eléctrico Urbano. En este momento, los gobiernos estatal y federal, con el dinero recaudado de los contribuyentes, están financiando la construcción de un transporte moderno que beneficiará ampliamente a la ciudad.  Por su parte, los terrenos colindantes y cercanos a la futura línea de tren aumentarán de valor por el simple hecho de que su entorno contará con una mejor accesibilidad.  Los vecinos de la línea de tren estarán mejor conectados con distintos puntos de la ciudad y sus terrenos se considerarán con localización estratégica. Esto representa una oportunidad para el desarrollador inmobiliario o los particulares, conscientes de la rentabilidad económica que representa el desarrollo vertical permitido en esas áreas. Se generará entonces una alta ganancia resultado de la inversión pública en la dotación de infraestructura para la movilidad.

Una alternativa que se presenta en este escenario es proponer mecanismos económicos o fiscales para recaudar parte de ese beneficio y teniendo como finalidad financiar otras obras públicas que seguirán mejorando la calidad de vida de la ciudad (i.e. construcción de vivienda social de calidad en espacios “privilegiados” o espacios públicos en donde hay más carencia de ellos). De hecho, el artículo 27º de la Constitución política de los Estados Unidos mexicanos emite que el interés público prima sobre el interés privado en el desarrollo del ordenamiento territorial y la gestión de los recursos naturales y la tierra.

A partir de los planteamientos descritos previamente, los objetivos de mi investigación dentro del Imeplan fueron el encontrar mecanismos para proveer vivienda accesible en áreas ya dotadas de equipamiento urbano, controlar la mancha urbana, desarrollar mecanismos de recaudación de plusvalía y asegurar vivienda digna a todos los ciudadanos del Área Metropolitana. El reto no es simple ni sencillo.  

En paralelo, mi estadía profesional me permitió profundizar mi entendimiento de la planeación urbana. Entre otros aprendizajes, hay tres que particularmente llamaron mi atención:

  • A pesar que haya muchos esfuerzos para hacer las ciudades más accesibles, siguen siendo espacios inseguros, especialmente para las mujeres. Me parece injusto que tenga el sentimiento de inseguridad al caminar por la calle y el no sentir que el espacio público me pertenecía, mientras la mayoría de los varones no tuvieran que experimentar esta situación. No me queda duda que no soy la única que ha llegado a sentirse así y que más iniciativas para contrarrestar esta situación deben ser promovidas.
  • Fue un reto obtener información sencilla de ministerios, secretarías, ayuntamientos y organizaciones; otras veces simplemente no existía la información. Obtener información es casi siempre una etapa clave en el avance de un proyecto; detiene el trabajo y el ritmo sobre el cuál los planes y proyectos deben progresar en función de las necesidades de la ciudad. El celo en la posesión de la información, condición apodada con mis palabras, me hizo entender la importancia de la disponibilidad de la información y la transparencia para desarrollar políticas públicas y tomar decisiones sólidas.
  • Trabajar en México me permitió comprobar lo importante que es la cultura para el éxito de una política pública o de un proyecto. Hoy en día, es muy común que consultoras internacionales ofrecen sus servicios a países en desarrollo. Desarrollan documentos de políticas públicas en tiempos y condiciones definidos y limitados. Esto me llevó a cuestionarme el impacto que esos servicios de consultoría pueden tener para el desarrollo de las ciudades de países en desarrollo. Después casi seis meses en México, aún me siento incómoda proporcionando opiniones formales sobre la planeación urbana en un país que apenas conozco. ¿Cómo lo pueden hacer de manera tan segura y rápida las consultorías internacionales y por qué se debería de seguir sus diagnósticos y no mejor el de los profesionales locales? Los locales son los que mejor conocen su entorno y pueden generar propuestas sustentables. Mi pasantía me confirmó las sutilidades acerca de la planeación urbana y el desarrollo internacional.
Pascale Laliberté en sus ejercicios de planeación participativa con niños y niñas metropolitanos.
Pascale Laliberté co-facilitando ejercicios de planeación urbana para niños. 

Para terminar, ser pasante en el Imeplan fue un paso importante para mi carrera. He adquirido un entendimiento más profundo del significado de la planeación urbana y he sido testigo y enfrentado directamente los desafíos y dificultades relacionados a la gestión de la ciudad, ¡especialmente en un país que apenas comencé a entender!

Sobre todo, mi estancia en México ha sido importante para el desarrollo a nivel personal. Estos meses me permitieron examinar mi vida y qué quería lograr. Ir al extranjero obliga a posicionarse y crecer como individuo por medida de nuevos encuentros y situaciones en la cual uno no estaría en casa. Me permitió darme el espacio y el tiempo para pensar qué tipo de contribución quería hacer en mi cotidiano y mi futuro trabajo. ¡Solo tengo ganas de ver donde esos aprendizajes me van a llevar! A veces hay que salir a dar una vuelta para encontrarse, y Guadalajara (¡Guadalajara!) me ha ayudado a hacerlo.

TAGS
Transparencia
Transparencia
Leer más
Marco legal
Marco legal
Leer más
Colaboradores
Colaboradores
Leer más
Cartografía
Cartografía
Leer más

© D. R. 2015 todos los Derechos Reservados IMEPLAN

Aviso de confidencialidad